Républica Checa. El anarquista encarcelado Martin IGNAČÁK se ha puesto en huelga de hambre


El viernes 27 de mayo de 2016, en Pankrác (barrio de Praga, República checa), el anarquista Martin Ignačak, en cárcel preventiva acusado de terrorismo, se declaró en huelga de hambre. Lo hizo porque el 29 de abril de 2016 el Tribunal de la ciudad de Praga falló a favor de su liberación de la prisión preventiva y el abogado del Estado apeló esta decisión ante el Tribunal Supremo de Praga. El viernes 27 de mayo de 2016 el Tribunal Superior de Praga amplió la prisión preventiva. Por lo tanto, el anarquista ha decidido protestar poniéndose en huelga de hambre y ha dejado de tomar alimentos sólidos y líquidos. Este tipo de huelga de hambre amenaza la vida de un huelguista después de una semana.

Durante la investigación, que ya dura un año, de la preparación de un supuesto ataque terrorista el anarquista preso ha agotado todas las opciones legales para lograr un procedimiento objetivo de los respectivos órganos activos en el proceso penal. Ninguna de ellas se ha tenido en cuenta. Esto es por lo que ahora ha elegido esta forma radical de expresión: para llamar la atención sobre este caso policial manipulado. "Considero que el enfoque de l@s investigador@s y la policía es muy problemático; es una amenaza para la libertad de cada ser humano, una amenaza a la libertad de expresión, una amenaza para el activismo que trata de conducir a un mundo mejor. Y esto no se limita a l@s anarquistas".

Martin está siendo procesado desde abril de 2015 en el llamado caso Fénix en el que un total de 5 personas fueron acusadas de la preparación y la falta de notificación de un ataque terrorista en un tren. Martin es la única persona que ha estado en prisión preventiva durante todo este tiempo y su detención ha sido ahora ampliada después de la intervención del abogado del Estado. Como un motivo para la extensión de la prisión preventiva el abogado del Estado utilizó el testimonio de un agente de policía que se infiltró en el movimiento anarquista en 2014. A partir de su testimonio el fiscal del Estado extrajo la conclusión de que Martin podría intentar escapar a España. Otra razón, según él, fue que Martin "está conectado a la llamada Síť revolučních buněk (SRB) (Red de células revolucionarias) y, por lo tanto, también a organizaciones similares en el extranjero." La policía habló de SRB cuando comenzó Fénix y proporcionó información a los medios. "Cualquier conexión entre los 5 ataques atribuidos a SRB y tod@s l@s detenid@s y acusad@s ha sido refutada. Los mismos investigadores la han descartado", dice Martin.

En estos momentos Martin es el segundo prisionero de más larga duración en la prisión preventiva de Pankrác. Durante 13 meses lleva viviendo allí en condiciones que afectan negativamente a su estado psicológico y físico. Por ejemplo, se le han negado alimentos libres de productos animales, lo que significa que prácticamente no tiene acceso a comida caliente. Amig@s que han acudido de visita han sido mencionados por su nombre en el auto de procesamiento. La policía del Departamento para la lucha contra el crimen organizado ha empezado a reunir información sobre la hermana de Martin, sólo porque ella trata de apoyar a su hermano de cualquier forma que puede.

Para Martin la libertad condicional significaría que, después de 13 largos meses, podría de nuevo ver a sus amig@s, la familia, la naturaleza, que no estaría expuesto a la privación emocional y sufrimiento físico.

Actualización a domingo 29 de mayo de 2016: la hermana de Martin, Pavla B. se ha unido a su hermano en la protesta y esta mañana ha iniciado una huelga de hambre ella misma también.

Para más información seguir antifenix.noblogs.org/